Censura a Radio la Ronda

Carlos Iglesias
En la edición anterior, cubrimos los festejos de un aniversario más de Radio Curva (Salsipuedes) y señalábamos la importancia de un medio COMUNITARIO. Hoy-lamentablemente- nos encontramos con un hecho reprochable hacia unos de estos medios de comunicación, en el departamento Colón. Se trata de la censura a Radio La Ronda de Colonia Caroya.
Orquesta Social - Guardia Urbana Municipal (GUM)

En la edición anterior, cubrimos los festejos de un aniversario más de Radio Curva (Salsipuedes) y señalábamos la importancia de un medio COMUNITARIO. Hoy-lamentablemente- nos encontramos con un hecho reprochable hacia unos de estos medios de comunicación, en el departamento Colón. Se trata de la censura a Radio La Ronda de Colonia Caroya.
Aguatrae, se contactó con David D`Andrea, Licenciado en Comunicación Social, Profesor universitario en la carrera de Comunicación Social e integrante de Radio La Ronda, para conocer lo que están viviendo por estos días.

CENSURA: la realidad que los medios no quisieron ver
Por David D’Andrea

Ya han pasado tres semanas desde que el presidente Macri participó del acto de entrega de utilidades del Festival de Doma y Folklore de Jesús María. En esa ocasión todos los medios de la zona estuvieron presentes, menos uno. Periodistas de la radio comunitaria La Ronda 91.1 debieron discutir con autoridades en la entrada y llamar a un sinfín de personas por teléfono para recibir alguna explicación de por qué se les negaba el ingreso a una fiesta a la que el mismísimo Festival los había invitado.

Hasta la fecha, la Comisión de la Doma no se ha molestado en hablar con los comunicadores de la radio pero sí ha acudido a cada uno de los escasos medios que mencionaron la cuestión para quedarse con la última palabra. Su apuesta es que el tema caiga en el olvido y, en este sentido, la decisión del periodismo local de no incorporarlo en su agenda fue un aporte fundamental. No es sorpresa que un medio de comunicación pretenda mantener buen vínculo con la institución más rica de la ciudad, sin embargo llama la atención la liviandad con que asumieron un flagelo tan grande a la libertad de expresión como es la censura, algo que ningún periodista puede permitirse.

Actualmente, dada la falta de voluntad mediática de esclarecer lo sucedido, lo que circulan son versiones que colocan en el mismo nivel al autoritario que censura y al medio censurado. Algunos anteponen la nefasta figura de “derecho de admisión” haciendo referencia a un evento de Facebook creado por un colectivo al que pertenece el periodista de La Ronda Luis Sánchez, en el que se invitaba a la comunidad a escribir un petitorio para el Presidente. El mismo convocaba a reunirse tres horas antes del acto, afuera del salón de la Sociedad Rural para discutir y hacer llegar las demandas de la sociedad a Mauricio Macri por escrito.

Este hecho fue denunciado por el presidente de la Doma, Nicolás Tottis, como un intento de escrache que se llevaría a cabo dentro del salón y por ello argumentó que no se permitió el ingreso del comunicador a la fiesta. Lo cierto es que Macri realizó anuncios en una escuela de la zona donde podía acceder el público en general y el supuesto escrache nunca ocurrió. La lectura de Tottis no sólo mostró su escasa vocación democrática, confundiendo un escrache público con la redacción de una carta, sino que además omitió que Sánchez se presentó sólo en el ingreso con la invitación correspondiente y allí se enteró de que tenía negado el acceso. En ningún momento brindó explicaciones de por qué no se comunicaron previamente con la radio para informar la negativa a que ingresara el periodista acreditado, así como tampoco explicaron por qué no permitieron que fuera reemplazado por algún otro comunicador del medio.

La postura del Festival cuando debe afrontar el tema es insistir en que su accionar fue para evitar un escrache que nunca existió. Desde Radio La Ronda, por su parte, aseguran que la cuestión es un claro acto de discriminación ideológica basada en que el medio no comulga con las políticas del actual Gobierno Nacional a diferencia de la Comisión de la Doma, a pesar del esfuerzo por mostrarse apolítica. Este argumento cobra relevancia si se tiene en cuenta que en enero de este año se llevó a cabo una conferencia de prensa donde estuvieron presentes la Vicepresidenta, Gabriela Michetti, y el ministro de comunicaciones, Oscar Aguad, en el Festival y la única radio que resultó excluida fue La Ronda. En esa ocasión no había eventos de Facebook en los que excusarse ni razones de ningún tipo, sin embargo, una vez más los medios jugaron una carta decisiva mirando para otro lado y restando gravedad a un hecho que ahora se repitió.

Sigue en pie la esperanza de que la Comisión reflexione y pida las disculpas públicas correspondientes, y asegure que arbitrariedades como ésta no volverán a ocurrir jamás. Tratándose de una institución que persigue fines benéficos debería tener especial consideración hacia la única radio comunitaria de la zona, que además de comunicar convive con una biblioteca popular y un cine social en busca de incluir a los que más lo necesitan.

Radio La Ronda es un medio que hace periodismo independiente, de la mano de profesionales, vecinos y estudiantes de comunicación que trabajan a voluntad. De por sí las dificultades para mantenerse al aire todos los días son muy grandes, y es una herida enorme la que le ocasionan las declaraciones estigmatizadoras de un organismo de tanta magnitud como la Doma.

Habrá que seguir esperando para saber si el presidente Tottis tomará en cuenta los pronunciamientos de Cispren, Farco y Defensoría del Público para esclarecer de una vez el asunto, ya sin apelaciones a falsas manifestaciones y con la conciencia de que un hecho de censura puede ser denunciado a la justicia.