De tiempos y memorias

Sol Yornet
Para los que nacimos en democracia y más para los que, como yo, crecimos en la primera década del dos mil, una época de crecimiento económico, desendeudamiento y ampliación de derechos luego de la terrible crisis del 2001, nos cuesta imaginar o entender que no siempre fue así.
Especial: la educación en disputa

Hubo tiempos en los que nuestra economía no hacía más que llenarles los bolsillos a los ricos, cerrar las fábricas y dejar sin trabajo y sin protección al resto de los que habitaron el suelo argentino.

Hubo tiempos en que decir lo que uno pensaba u oponerse al gobierno, era fuertemente reprimido. Los trabajadores no obtenían nunca beneficios y no les permitían protestar por mejoras salariales.

Hubo tiempos en los que tomar deuda externa parecía ser el único camino. Donde privatizar los servicios públicos, como la escuela, parecían buenas decisiones.

Nosotros, que no crecimos en esos tiempos, diríamos que esas cosas no son posibles porque: “la educación es un derecho” y se debe “reclamar por un salario digno”, y se debe poder “decir lo que uno piensa” porque tenemos “derecho a la libertad de expresión”, que “el Estado debe darle mayores beneficios a los trabajadores” y que debe pensar “otras alternativas”, en vez de tomar más deuda externa.

Esto que diría mi generación, es algo que le debemos a quienes desde esos tiempos lucharon y luchan por contar su historia. Porque es gracias a la memoria que sabemos que las oportunidades y los derechos que tenemos hoy, son fruto de las victorias de quienes en esos tiempos no se contentaron con aceptar simplemente que esa era la realidad que les tocaba, y  lo hacían de forma colectiva.

Y es gracias a que este relato, que pasa de generación en generación, que sabemos que podemos elegir no resignarnos a vivir sólo con lo que nos toca, y que se puede exigir y se puede pelear porque las cosas sean mejores, a la par de otros.

Es por eso que en este mes de la Mujer y de la Memoria, la Verdad y la Justicia, agradecemos a las Madres, a las Abuelas, a los H.I.J.O.S y a todos los que a lo largo de la historia de nuestro país asumieron el compromiso de mantener viva la memoria y no contentarse con lo que les toca, para que hoy esta generación esté preparada y elija no resignarse si esos tiempos quieren volver, y para replicar esta memoria a las siguientes generaciones, para que ellas también puedan disfrutar de la democracia y de los derechos que nosotros tenemos hoy.

Porque crecimos sin los cuadros de militares genocidas en la Casa Rosada; porque pudimos ir a escuelas públicas; porque pudimos decir nuestras opiniones y nuestras familias pudieron reclamar salarios dignos; porque pudimos ir a la sentencia de la MEGACAUSA LA PERLA y condenar a muchos de los responsables de causar sufrimiento a quienes no se resignaron. Porque sabemos que 30.000 son las razones para seguir luchando, nos seguiremos cruzando en las calles, estudiantes y trabajadores. Y este 24 de Marzo en Colón y Cañada a las 18:00 hs y el 25 en el Parque de la Memoria de Río Ceballos a las 17:00 hs, ahora y siempre, mientras mantengamos viva la memoria.

Sol Yornet con la foto de su abuelo "Tito" Yornet
Sol Yornet con la foto de su abuelo "Tito" Yornet
  • Sol Yornet con la foto de su abuelo "Tito" Yornet
  • Sol Yornet con la foto de su abuelo "Tito" Yornet
  • Sol Yornet con la foto de su abuelo "Tito" Yornet

Anuncio