Residuos o basura: el primer paso para comenzar a hacernos cargo de nuestra manera de consumir

Raúl Concha Arevalo
Para el común de la sociedad, el problema de los Residuos Sólidos Urbanos (RSU) termina cuando sacamos la basura para que el camión recolector la lleve. Pero, ¿a dónde van a parar esos residuos que generamos diariamente y qué hacemos con ellos? Aunque no lo notemos a simple vista, los residuos sin tratamiento y depositados en grandes basurales, traen gravísimos problemas al ambiente y, sobre todo, a la salud de los ciudadanos ya que contaminan las napas de aguas que tomamos, genera enfermedades, plagas y provocan grandes daños al ambiente.
Cooperativa de agua y educación

Según un estudio realizado recientemente por la municipalidad de Río Ceballos y el INTI, nuestra ciudad produce 16 toneladas de RSU (0,65 kilos por habitante), a los cuales hay que sumarle 10 toneladas diarias de los residuos producidos por la poda. Si bien tenemos la ventaja de no tener un basural a cielo abierto, como lamentable tiene otras localidades del corredor de sierras chicas, nuestra ciudad envía diariamente toda su basura sin tratar a otra localidad de nuestra provincia, lo cual implica altísimos costos logísticos y de traslado. Hoy los residuos son recolectados por los domicilios, luego son llevados a una planta de transferencia en donde finalmente son colocados en tolvas y enviados en camiones a Piedras Blancas, donde finalmente son depositados. Durante años no ha habido ni se ha pensado en tratamiento alguno de los residuos urbanos de nuestra ciudad.
Sin embargo, no todo ha sido negativo en lo que respecta a los RSU en nuestra ciudad. Algunos ciudadanos de Río Ceballos han tenido experiencias positivas en el manejo responsable de los RSU, como es el caso de los vecinos de La Quebrada, barrio Amuchastegui y otros barrios de la zona que, por voluntad propia y casi sin apoyo del estado municipal, lograron instalar 16 puntos verdes en los que los vecinos de la zona tienen la posibilidad de separar sus residuos reciclables. Estos son retirados periódicamente por un particular con el objetivo de ser reciclados. Los vecinos decidieron, por voluntad propia, encarar la problemática de los residuos de una manera responsable. Durante mucho tiempo buscaron el apoyo del estado municipal sin lograr respuestas. Luego de muchas gestiones, hoy el municipio ha decidido tomar esa iniciativa como propia, pero con la excepción de que la recolección y separación de los residuos acumulados en los 16 puntos verdes ya no lo hará un particular sino que lo hará otra persona que trabaja en sociedad con la Municipalidad (Ver notas relacionadas).

Responsabilidades compartidas

Es común pensar que el problema de los residuos es responsabilidad absoluta del Estado. Sin embargo, o la responsabilidad de los consumidores es fundamental ya que un consumo responsable y un tratamiento mínimo de los residuos domiciliarios reduce aproximadamente un 50 % de los residuos que generamos en nuestros domicilios. Existen muchos prejuicios alrededor del tratamiento domiciliario, que van desde que hay que tener la basura dentro de los domicilios, que demanda mucho tiempo, que demanda espacio, que es costoso, etc. Pero la experiencia nos dice que se trata sólo de una cuestión cultural y así lo demuestran los países que han logrado un manejo responsable de sus residuos a partir del trabajo en casa.
El 12 de noviembre del corriente años, la municipalidad invitó a la  “Primer charla-taller de gestión integrada de residuos sólidos urbanos” en la que técnicos del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) y miembros de la secretaría de ambiente de la municipalidad presentaron un esbozo de cuáles serían los lineamientos que el gobierno municipal tiene pensado con respecto al los RSU.
La propuesta es esperanzadora como el primer paso para abrir la discusión a la  problemática de la basura en nuestra ciudad. Pero, ¿cuáles serían estos primeros pasos que ha tomado el gobierno municipal para encarar esta temática? Como primera medida, la dirección de ambiente de la Municipalidad, con el asesoramiento del INTI, ha comenzado a trabajar en entender de qué se componen los RSU de nuestra ciudad. Los resultados fueron sorprendentes. El siguiente gráfico ilustra la clasificación de los RSU:

 

 

El estudio demuestra que el 70% de los residuos domiciliarios están compuestos por residuos reciclables y orgánicos. Estos resultados nos hacen pensar que, en una situación ideal, con un tratamiento de los residuos reciclables y algunos de los residuos orgánicos que producimos, se podría lograr una reducción del 50% de los residuos domiciliarios. Pero, lamentablemente las situaciones ideales no existen. Las experiencias más próximas donde se dispusieron plantas compostaje y reciclado como los casos de Villa Giardino, Unquillo y La Para, no han logrado superar, en su mejor momento, una reducción del 20% de los RSU.
Esto no quita que toda acción que se tome para mejorar la situación crítica en la que estamos es un paso positivo para comenzar a corregir la situación actual. Vale aclarar que ninguna experiencia es fructífera si no es sostenida en el tiempo. Según Eugenio Pettigiani, técnico del INTI encargado de la charla dictada por la Municipalidad, la experiencia demuestra que sólo después de un trabajo constante y sostenido en el tiempo es posible realizar una verdadera reducción de los residuos. Los países que mejor resultados han obtenido en la materia, como el emblemático caso sueco,  demostraron que es necesario entre 35 y 40 años para lograr un cambio significativo. Todo gran camino comienza con el primer paso. Si no empezamos ahora a pensar cómo resolver este problema, entonces ¿cuándo?
Además de la clasificación de los RSU, la Municipalidad está trabajando en los siguientes puntos:

  1. Asesoramiento técnico por parte del INTI en el tratamiento de los RSU.

  2. Trabajo sobre un proyecto para recolección diferenciada.

  3. Gestión de la aprobación de un proyecto en la secretaría de Ambiente de la Nación para la financiación de equipamiento y educación ciudadana.

  4. Capacitación del personal municipal, promotores ambientales y vecinos sobre separación en origen y compostaje domiciliario.

Algunas reflexiones

Hay 2 maneras muy diferentes de pensar esta problemática: la que entiende que todos los residuos son basura y la que entiende que NO todos los residuos lo son. Pensar en esta diferencia nos hace entender incluso que hay mucho valor en lo que descartamos, como por ejemplo metales, combustibles, plástico, etc.
Cuando todos nuestros residuos son arrojados a la basura sin el mínimo tratamiento, el problema se hace complejo y se convierte en un gran negocio para algunos. Con sólo pensar cuántos millones de pesos gastamos como sociedad en la recolección, traslado y enterramiento de basura, o en quiénes son los dueños de las empresas encargadas de estas tareas en nuestra provincia, nos damos cuenta de la magnitud de este negocio y podremos comprender un poco mejor por qué muchos sectores se resisten a un tratamiento de nuestros residuos argumentando grandes costos.
Sin embargo, el invertir en un tratamiento responsable de nuestros RSU significa invertir en salud, en empleo y en el cuidado del ambiente. Basta ver cómo en otros países se ha logrado generar materia prima, empleo o combustible a través de sus residuos que sus ciudadanos generan. ¿Por qué no podemos hacer lo mismo de este lado del planeta?
No es nuestra intención explicar aquí por qué como sociedad nos resulta difícil acordar ciertos objetivos comunes a través del tiempo más allá de los partidos políticos y los gobiernos de turno . Sin embargo es cierto que son pocos los lugares de nuestro país donde tanto gobierno como ciudadanos ha logrado realizar un trabajo constante y sostenido en el tiempo, que logre resultados positivo en el tratamiento de sus residuos.
Hoy Río Ceballos ha comenzado a dar sus primeros pasos para pensar una solución responsable al problema de nuestros residuos. Es de esperar que esta iniciativa sea sostenida en el tiempo y logre paliar, aunque sea parcialmente, las formas en que nuestra cultura de consumo impacta en el lugar en el que vivimos.

Residuos o basura: el primer paso para comenzar a hacernos cargo de nuestra manera de consumir
Residuos o basura: el primer paso para comenzar a hacernos cargo de nuestra manera de consumir
  • Residuos o basura: el primer paso para comenzar a hacernos cargo de nuestra manera de consumir
  • Residuos o basura: el primer paso para comenzar a hacernos cargo de nuestra manera de consumir
  • Residuos o basura: el primer paso para comenzar a hacernos cargo de nuestra manera de consumir
  • Residuos o basura: el primer paso para comenzar a hacernos cargo de nuestra manera de consumir

Anuncio