“Sinceramiento” de sueldos en Río Ceballos

Dante Leguizamón
Mientras el intendente Omar Albanese anunció que no llegará a pagar los aguinaldos, una ordenanza autoriza a los funcionarios municipales a cobrar sueldos que se equivalen a los de empresarios exitosos. Habla el Intendente.
Economía: crisis o sinceramiento

Seis días antes de recibir al Presidente Mauricio Macri en Río Ceballos, el Concejo Deliberante de Río Ceballos sancionó, por mayoría, una polémica ordenanza que permite aumentar fuertemente los sueldos de todos los funcionarios municipales. La medida beneficia al intendente, pero sobre todo incrementa el gasto municipal en otros sueldos políticos como los de los secretarios y directores. Quizá el caso más polémico sea el de los propios concejales y el de los tribunos de cuentas.

Mediante la implementación de dos figuras polémicas y ambiguas denominadas “gastos de representación” y “dedicación exclusiva”, el artículo 4 de la ordenanza 2253/16 habilita al intendente a aumentar su sueldo de 34 mil hasta los 58 mil pesos. Los secretarios en tanto podrían cobrar hasta 35 mil por mes y el presidente del Concejo Deliberante 20.350 pesos. En una situación diferente, pero no por eso menos polémica, los tribunos de cuentas, trabajando tres veces por semana, cobran la friolera de 19.850 pesos.

Consultado por Aguatrae, Omar Albanese reconoció lo polémico de la norma y aseguró que estudia la posibilidad de modificarla: “Si esto genera polémica, yo no voy a tener ningún reparo en modificar el artículo 4 de la norma”, dijo el mandatario.

Muy dedicados… a los sueldos

La ordenanza 2253/16 sancionada por el Concejo Deliberante incrementó el sueldo de Albanese de 34 mil pesos a 36 mil, pero le dio la posibilidad de cobrar ingresos extras por “dedicación exclusiva” y “gastos de representación” por un monto de 21.774 pesos. Con lo que se conformaría un sueldo de 57.774 pesos.

En el caso de los secretarios, el concejo deliberante incrementó los salarios habilitando la posibilidad de que, también por “dedicación exclusiva” y “gastos de representación” cobren 35 mil pesos por mes. Los directores, en tanto, tendrán la posibilidad de cobrar hasta 23.401 pesos. Los concejales -autores materiales de la ordenanza- podrán llegar a los 25 mil pesos y siempre cobrarán menos que el presidente del Concejo, Martín Rivero, que puede superar ampliamente los 27 mil pesos.

La medida llama la atención si se tiene en cuenta que los vecinos del pueblo se la pasan esquivando baches, destruyendo el tren delantero de los autos, sufriendo la falta de alumbrado público. La situación caótica de la ciudad no puede adjudicarse sólo al actual gobierno. Tras la tragedia de febrero de 2015, la administración y la feroz lucha interna que se desató entre la dupla Spicogna-Murúa también dejó mucho que desear.

En definitiva, el pueblo que visitó Macri el pasado 5 de abril es un pueblo empobrecido y en crisis cuyos funcionarios políticos tienen la posibilidad de cobrar sueldos de gerentes exitosos.

Comparaciones más que odiosas

La Carta Orgánica municipal impone que el Poder Legislativo (el Concejo Deliberante) puede aumentar sus sueldos sin necesidad de contar con el aval del ejecutivo. Como contrapartida, el ejecutivo sólo puede aumentarse los ingresos si el Concejo Deliberante lo aprueba. Hasta que sancionaron esta ley los concejales cobraban 11.800 pesos, pero decidieron que eso no era suficiente y ahora podrán percibir hasta 25 mil (el presidente unos 2 mil pesos más).

De los siete ediles de la ciudad, seis votaron a favor de los aumentos y aprovecharon para mejorar un poquito la plata que cobran mes a mes. Martín Rivero (Presidente), Ana Alonso, Elisa Tomé y Marcelo Leimgruber (UCR), Sergio Ruttili (Pro) y Diego Graieb (Unión por Córdoba) votaron a favor. La única concejal que votó en contra fue Andrea Leguizamón (Unión por Córdoba).

Si uno analiza el caso del intendente Omar Albanese hay que decir que en términos de erogación de dinero el municipio no va a “gastar” mucho más dinero en él, de lo que “costaba” cuando era empleado. El mismo intendente le confirmó a Aguatrae que al tener categoría 24 como empleado y sumando antigüedad, más su sueldo de personal jerárquico y otras figuras más él estaría cobrando 36 mil pesos como empleado, de no ser intendente. Aunque también es cierto que en ese caso no tendría “dedicación exclusiva” ni “gastos de representación”, lo innegable es que el cargo de intendente sí requiere dedicación “full time” y quizá en su caso se justifique el aumento de sueldo.

Dicho esto hay ciertas comparaciones que, aunque pueden resultar odiosas, vale la pena hacer: Un taxista de Río Ceballos trabajando 12 horas (algo parecido a “dedicación exclusiva”, ¿no?) gana 300 pesos por día. Es decir que necesita de 193 días de trabajo (algo más de 6 meses sin tomarse ni siquiera un día franco) para ganar lo que le cuesta por mes a Río Ceballos el intendente Albanese. En este sentido también podríamos decir que los “subsidiados” del municipio cobran 4100 pesos y deben trabajar 14 meses para alcanzar los ingresos de la máxima autoridad municipal.

Buenos muchachos y concejales

Como ya se dijo a la hora de discutir la ordenanza los concejales aprovecharon para aumentarse el sueldo: a su sueldo de diciembre de 2015 (11.800 pesos) nuestros legisladores decidieron llevarlo a 20.305 en el caso del presidente del Concejo y a 19.850 en el caso de los otros ediles. Además no se privaron de habilitarse a sí mismos "gastos de representación", “dedicación exclusiva” o “part time” que les permitirán cobrar bastante más. El presidente del Concejo Deliberante, Martín Rivero, podría llegar a los 27.422 pesos sumando a su sueldo, 15 por ciento más por “gastos de representación” y 20 por ciento por “dedicación exclusiva”. Sus compañeros cobrarán un poquito menos: 25.824 pesos gracias a los “gastos de representación” y la dedicación “part time”.

Todos los secretarios y directores de la gestión también tendrán mejoras suculentas gracias al artículo 4 de la ordenanza 2253/16. En el caso de los secretarios cuyos sueldos eran de 20 mil pesos, ahora podrán cobrar hasta 34.447 pesos. Esto, gracias a la generosidad de los concejales oficialistas -y de Diego Graieb que los acompañó- resulta mucho más polémico sobre todo si se tiene en cuenta que algunos tenían muy poca experiencia laboral antes de asumir sus cargos. El incremento en este caso es “justificado” porque a ellos también les dieron “gastos de representación” equivalentes en este caso al 20 por ciento y “dedicación exclusiva” equivalente a otro 20 por ciento.

¿Qué pasa con los directores? También ellos tuvieron suerte. Con un 10 por ciento de “gastos de representación” más otro 10 por “dedicación part time” podrían cobrar hasta 23.401 pesos. Hay que tener en cuenta que existen 14 cargos de directores en el municipio.

Y ahora: ¡El Tribunal de Cuentas!

Aunque la polémica de los sueldos salpica a todos los funcionarios, sin dudas el caso de los integrantes del Tribunal de Cuentas es el más descabellado. Recordemos que los tribunos trabajan dos veces por semana y por la mañana, pero así y todo los concejales -siempre mediante la ordenanza 2253/16- les subieron el sueldo de 11.800 pesos a 19.850. Los tribunos actuales son: Graciela Grand, Natalia Ray (UCR) y Eduardo Baldassi (Unión por Córdoba).

En su caso, por supuesto, no cabe la figura de “gastos de representación” y, obviamente, porque trabajan sólo tres veces por semana (lunes, miércoles y viernes de 9 a 13) tampoco la de “dedicación exclusiva”.