Tarifa del Servicio de Agua: nada para inventar

Agua trae
Luego de muchísimos años de discusión, las partes involucradas, Municipalidad -Titular del Servicio Público de Agua Potable- y Cooperativa –los propios vecinos prestándose el servicio de agua- arribaron a un acuerdo que se trasladó a un contrato, con el respaldo de una Ordenanza aprobada en doble lectura por unanimidad (bloques peronistas y radicales).
Emergencia económica en Río Ceballos 2

Por Marcelo Fassi

 

Las partes involucradas sólo deberían cumplir lo escrito en el “Contrato de Concesión”

En ese contrato está definido todo lo que concierne al servicio.  Obligaciones y derechos de las partes. Controles y sanciones. Procedimientos para reclamos, precios y tarifas del servicio. No hay nada que inventar. Sólo corresponde que las partes cumplan con lo acordado, escrito, firmado y establecido en dicha Ordenanza. 

 

Cómo se hace para actualizar la tarifa del servicio 

El contrato original fijó un precio del servicio y también la manera de cobrar ese precio (periodicidad de lectura de medidores, factura mensual, cargo fijo mensual que incluye hasta 13.000 litros de agua, precio por cada 1.000 litros excedentes, tarifa familiar, comercial, costo de la conexión a la red, procedimiento para intimar deudas, etc.).

Y como vivimos en un país con un proceso inflacionario importante, el contrato estableció además una forma clara para saber si corresponde o no, actualizar el precio del servicio. ¿Cómo? Mediante la aplicación de una fórmula matemática (llamada técnicamente polinómica) que contempla la sumatoria de varios costos: el de producir agua en la Planta Potabilizadora, el de la construcción, el  laboral con base en los sueldos del convenio de Comercio, el costo del combustible y un rubro de gastos generales.

Con claridad, el contrato expresa que cuando esos costos en conjunto aumenten un 15% o más, la Cooperativa por nota solicitará la conformación de una mesa de discusión tarifaria, compuesta de la siguiente manera: 2 miembros del Ejecutivo Municipal, 2 miembros del Concejo Deliberante y 2 miembros de la Cooperativa.

Esa mesa analiza los valores de la fórmula, los verifica y genera un informe que servirá de base para elaborar un  proyecto de Ordenanza que deberá ser considerado por el Concejo Deliberante de la ciudad, previo llamado a audiencia pública. Este procedimiento ya fue aplicado en varias oportunidades y funcionó correctamente, hasta ahora...

 

Dictamen emitido por la mesa de Estudio en Febrero 2017

El 22 de febrero de este año la Mesa de Estudio que venía trabajando desde octubre del 2006 y donde la Cooperativa es claramente una minoría, emitió un dictamen por unanimidad recomendando actualizar la tarifa del agua en un 46,50% (el último cálculo tarifario es a agosto de 2015 aplicable desde enero de 2016).

En ese dictamen aprobado por unanimidad (por los Concejales Martín Rivero y Diego Graieb, los representantes del ejecutivo Lucas Sigwald -hijo de la concejal Ana Alonzo- y Marcos Arruti, y los representantes de la Cooperativa Víctor Tavella y Miguel Martinesi) se resolvían dos cosas:

  1. Ajustar el 46.5% el valor vigente a agosto 2015 y

  2. la eliminación en las facturas por parte de la Cooperativa del componente “capitalización” resuelto un año atrás por los asociados.

 Conclusión: No se aumentaba el valor que actualmente pagan los usuarios. Se reconocían los mayores costos,  transformando capitalización en tarifa.

Ese dictamen fue transformado en un proyecto de Ordenanza, luego retirado sin explicaciones por el Ejecutivo Municipal, para ingresar uno nuevo que desconocía todo lo acordado, proponiendo un ajuste del 21,75%, sin fundamento técnico alguno.

 

Las diferentes “inflaciones” del Departamento Ejecutivo Municipal...

La última actualización tarifaria del servicio de agua fue en Diciembre del 2015, cuando se sancionó la Ordenanza 2235/15.  Desde esa fecha (han pasado 17 meses), para el Municipio el valor del agua no necesitó actualizarse, aún cuando en reiteradas oportunidades se le presentó documentación que acreditaba un incremento en los costos.

Lo curioso es que en ese mismo período se autorizaron aumentos al boleto del transporte urbano de pasajeros, en el servicio de taxis y fundamentalmente en los impuestos municipales.

Mientras el Municipio en estos 21 meses aumentó los impuestos un 65%, argumentando incrementos generalizados en los costos (sueldos, insumos, combustibles, seguros, repuestos, energía eléctrica, etc.) determina sin justificación alguna y en contra de lo que firmaron sus propios representantes en la mesa de discusión tarifaria, que para la Cooperativa la inflación fue tan sólo del 21,75%.

 

Cuidar el bolsillo de los vecinos:  Gestiones políticas que podría realizar el Ejecutivo Municipal y el Concejo Deliberante para bajar el precio del servicio del agua
 

  • BAJAR EL IMPUESTO QUE COBRA LA MUNICIPALIDAD en cada factura del agua: un 8% (ocho por ciento) en concepto de “canon municipal”.  Eso representa al año $ 1.700.000.   Ese importe por mes representa  $ 130.000 y si tenemos en cuenta que existen 8.246 servicios, implica por cada factura y por cada mes $ 16.-

  • CONSEGUIR QUE LA PROVINCIA PAGUE LOS INSUMOS DE LA PLANTA POTABILIZADORA  LA QUEBRADA, COMO LO VIENE HACIENDO HACE AÑOS CON LA PLANTA POTABILIZADORA LA CALERA.  En un acto de total inequidad, los vecinos de La Calera, Saldán y Villa Allende pagan el agua más barata que los vecinos de Mendiolaza, Unquillo y Río Ceballos, porque la Provincia abona la totalidad de los insumos que utilizan en el otro extremo del corredor. En el año 2016 ese costo representó para nuestra cooperativa $ 893.000 al año. Es decir $ 74.000 mensuales.  Es decir $ 9 por conexión por mes.

  • CONSEGUIR QUE LA PROVINCIA DEJE DE COBRAR LOS CANON POR UTILIZAR EL AGUA CRUDA DEL DIQUE LA QUEBRADA Y POR EL AGUA PROCESADA, ya que en el práctica la Provincia descuida la Reserva Hídrica, sometida a un uso indiscriminado y sin control.  El agua cruda está contaminada y el lago eutroficado.  Sin embargo, los usuarios del servicio de agua le pagamos a la Provincia $ 861.000 al año por los diferentes canon. Es decir $72.000 mensuales, $ 9 por conexión por mes.

  • CONSEGUIR QUE LA VECINA LOCALIDAD DE SALSIPUEDES PAGUE POR EL AGUA QUE CONSUME DEL DIQUE LA QUEBRADA, cuya provisión fue ordenada por el Gobierno de la Provincia de Córdoba sin contraprestación alguna. Esto significa que los usuarios del servicio de agua en nuestra ciudad nos hacemos cargo del agua que utilizan en la ciudad vecina.  Desde el año 2014 a la fecha, se le entregaron a Salsipuedes 444.000 metros cúbicos de agua potable (444.000.000 litros). A razón de $ 4.83 el metro cúbico, los usuarios del servicio de agua hemos cargado en nuestras espaldas la suma de $ 52.000 mensuales.  Es decir $ 6 por usuario por mes.

  • Sin estos componentes el agua podría costar $40 menos por mes por usuario.  

 

Controlar la prestación del servicio

El ejecutivo debe controlar y garantizar el servicio. Y para ello lo primero que debe hacer es asegurar el flujo de dinero necesario para cumplir con esa prestación y con las inversiones.

Y si la Cooperativa incumple, caer con todo el peso del contrato, el cual establece con claridad cómo se sancionan los mismos. Y ejercer el control permanente, en la calidad, la cantidad y los costos. Para eso incluso cuenta con una herramienta que otorga la Ley Nacional de Cooperativas, que es la de tener un “veedor” permanente en las reuniones de Consejo de Administración de la Cooperativa. Además de lo estipulado en el propio Contrato de Concesión respecto a tener un auditor del servicio, auditor que la propia Cooperativa ha solicitado por nota.

Sólo se trata de cumplir con lo establecido en la Ordenanza. Y si creemos que esa Ordenanza debe ser cambiada, plantear los mecanismos para hacerlo. Mientras tanto, sólo resta cumplir lo que se acordó y está vigente, teniendo discusiones técnicas serias y en pos del beneficio de la población.  Mucho más cuando se trata de un servicio esencial para la vida y el desarrollo de la ciudad.  

 

Los grandes temas siguen ausentes en la discusión política de la ciudad

Si no somos capaces de cumplir el contrato vigente, mucho menos lo seremos de dar lugar a las discusiones de fondo.

¿Puede el sistema actual garantizar el servicio en un nuevo período de seca? ¿Una planta potabilizadora construida hace más de 40 años puede seguir funcionando sino se le hacen importantes inversiones? ¿Podemos seguir entregando agua a la localidad de Salsipuedes sin poner en peligro el abastecimiento a nuestra localidad? ¿La obra de La Calera alguna vez proveerá agua a nuestra ciudad? ¿Podemos seguir incorporando nuevos loteos al servicio actual si la Provincia no garantiza un cupo de agua para los próximos 15 o 20 años?

Cumplamos el contrato. Controlemos al prestador. Y nos animemos a discutir el futuro de la ciudad.

Notas relacionadas: