Alejandro Racca

Agua trae con Alejandro Racca

Conversamos con Alejandro Racca, actual Concejal en Salsipuedes por Unión por Córdoba. Médico especialista en Medicina Familiar y General y especialista en Salud Social y Comunitaria, y también comunicador social full time desde su programa Terapia de Radio en Buena Vista Radio. La situación actual de la salud pública en el corredor Sierras Chicas y en el país.

Agua trae: ¿Cuál es la situación actual de la salud pública en Sierras?

Alejandro Racca: No es muy diferente de la de otros municipios de Córdoba. A partir del año ’95, con la descentralización del Sistema de Salud quedó desarticulada del segundo nivel de atención, entonces la provincia no tiene rectoría en la estrategia de atención primaria en los municipios. Por eso los municipios han definido qué estrategias toma en atención primaria, muchas veces difiriendo de las estrategias que toma el municipio contiguo. Por más que las localidades estén pegadas, no tienen la misma configuración en su sistema sanitario: entonces las prioridades cambian, las formas en que se encaran los problemas más frecuentes también, como el régimen con que se contrata a los profesionales y la calidad de atención. Se configura una suerte de abanico de situaciones que, a la hora de hacer estadísticas epidemiológicas, hace difícil comparar los datos de las localidades vecinas porque tienen un sistema de registros y un enfoque sanitario distinto que hace difícil la integración sanitaria.

Por otro lado, las Sierras Chicas tiene la particularidad de funcionar como corredor, por dos cosas: la contigüidad entre las localidades y por la cercanía con la ciudad de Córdoba que funciona como un polo sanitario, por la cantidad de hospitales que tiene, y que desde las Sierra Chicas tenemos mucho más cerca que el resto de las localidades de la Provincia.

A t: ¿Cuáles son las principales falencias que nota en nuestro corredor en relación a la salud?

A R: Las principales falencias que tienen los sistemas locales de salud, responden a dos cuestiones de distinto orden. Los sistemas de asistencia están enfocados en la enfermedad y no en la prevención y en promoción de la salud. Es como correr atrás de la zanahoria: nosotros llegamos tarde y atendemos cuando la persona ya ha enfermado. Y, por otro lado, el empeoramiento o la merma en la calidad de vida en lo que son los determinantes sociales de la salud. El desempleo, la falta de infraestructura, la inflación, la pobreza forman parte indirecta de la salud de las personas, impactan en la calidad de vida y predisponen a las enfermedades. Las personas van perdiendo sus obras sociales por el incremento del desempleo, el sistema público se recarga. Tenemos menos calidad de vida, más posibilidades de enfermar y una saturación del sistema sanitario público. Esto configura un déficit estructural de enfoque –la asistencia dirigida a atender la enfermedad y no la salud- y, por otro lado, la coyuntura política, económica y social que tiende a empeorar la calidad de vida e impacta en la salud de la población.

A t. ¿Creés que es necesario un nuevo paradigma de la salud? ¿Cuál?

A R: Sin dudas necesitamos renovar el paradigma de la salud, y en ese sentido me parece importante fortalecer el compromiso en la atención primaria como estrategia integral de la salud. Atención primaria no puede ser sinónimo de atención precaria de la salud, ni tampoco tener en cuenta exclusivamente las prestaciones de primer nivel. La atención primaria es una atención integral que, además, se enfoca sobre los corredores sanitarios, sobre la epidemiología de la población, sobre los determinantes sociales de la enfermedad, sobre la calidad de vida de las personas. Pero, además, en la organización del sistema de salud: cómo el primer nivel de atención genera vínculos con el segundo y el tercer nivel, y cómo se encarga de incluir personas en los programas existentes del Estado, ya sea en los programas de asistencia sanitaria como en los programas de asistencia social. 

A t: Cuáles serían los primeros pasos para cambiar la situación actual? Cómo creés que se podría llevar a la realidad en Sierras Chicas?

A R: Todas las acciones en salud tienden a mejorar o a cambiar la situación actual. El problema es que no todas están enfocadas en la misma sintonía. Muchas veces se confunde el hecho de contar con mayor complejidad en un municipio como mejor calidad de atención. Eso es totalmente erróneo. En la provincia de Córdoba hay un camino iniciado que se llama Pacto sanitario, que es el reflejo de la Provincia de tomar la rectoría en materia de salud. Eso es muy válido. Sin embargo por cómo está estructurada la salud en Córdoba, por cómo se depende del financiamiento y de algunas políticas estructurales a nivel Nación, de alguna manera quedan desarticuladas. Entonces el pacto sanitario queda en una intención de rectoría que difícilmente se lleva a la realidad, o sólo se concreta en algunos lugares específicos, sin llegar a tener la territorialidad que posibilite un impacto concreto en la calidad de salud de la gente. 

En las Sierras Chicas se lleva adelante una iniciativa de la Provincia de establecer un nodo programático a través de la integración de las gestiones, de los programas provinciales y nacionales, y de la generación de una mesa donde participan los responsables de salud. Está el equipo directivo del Hospital de Unquillo. Se tratan y se coordinan acciones de salud, derivación de pacientes, mejoras en los tiempos y orden de los canales de derivación, agilización de los mecanismos de gestión de recursos a través de los programas que tiene la provincia. Y además la provincia está haciendo un trabajo de integración de la demanda para gestionar los programas que vienen de la Nación: los de enfermedades crónicas no transmisibles, los de vacunación, los de salud sexual y reproductiva. Hemos tenido muy buenos resultados en poco tiempo. Por ejemplo hemos conformado lo que se llaman “turnos protegidos”: cuando una persona va al dispensario y necesita conseguir un turno con un especialista que no tenemos en el primer nivel de atención, nos comunicamos directamente desde el municipio con el Hospital de Unquillo, y se nos asigna un turno directamente a nosotros sin que el paciente deba viajar sólo para conseguir un turno. Esos turnos protegidos, para los municipios que integramos el corredor de las Sierras Chicas, la integración en la gestión de los programas nacionales y la coordinando en la gestión nacional, es una clara muestra de cómo se pueden ir articulando las políticas sanitarias con rectoría de la Provincia y con la integración de los sistemas locales de salud.

A t: Hace poco estuviste en el Hospital Regional Pasteur de Villa María. ¿Identificás experiencias positivas de gestión de la salud pública?

A R: El hospital Pasteur es una obra de infraestructura señera a nivel nacional. Tiene 25.000 m2 cubiertos y un nivel de servicios y complejidad realmente impresionante. No tiene nada que envidiarle a los mejores hospitales de Argentina y me atrevería a decir de Latinoamérica. 

La inversión en recursos y la dinámica de trabajo que tiene el hospital. Además el plus de que está integrado con la universidad de Villa María. O sea que también es hospital escuela. La carrera de medicina no tiene egresados aún pero la primer camada ya está cursando el 5to año de la carrera, por lo tanto el año que viene ya realizarían las prácticas ahí. 

Conozco muchas experiencias positivas en en gestión sanitaria o salud pública. Sin ir más lejos, la creación del nodo programático de Sierras Chicas que integra los programas y coordina con el segundo nivel a través del ministerio de salud de la provincia y el hospital regional de Unquillo. Es una de las experiencias de la cual participo y me parece que tiene muchísima potencialidad y es exportable a otras regiones de la provincia.

Otra experiencia muy buena se está dando la provincia y es la estrategia de recorrer las localidades del interior con la infraestructura móvil. Estamos hablando del mamógrafo por ejemplo. O el servicio odontológico que recorre las escuelas haciendo prevención. También cuenta con un camión que trabaja las caries y realiza extracciones. Hay un camión de oftalmología y prevención de PAP en los dispensarios del interior. Algo que también está muy bueno para remarcar son los centros de testeo que la provincia está abriendo por le interior para HIV, Hepatitis B y Sífilis. Son testeos rápidos que en 20 minutos te permiten contar con el resultado y se integran muy bien y en sintonía con el programa que largó la provincia hace muy poquito “Plan de radicación de médicos del interior” donde los médicos cuentan con becas que facilitan la radicación de médicos en los lugares más remotos de la provincia.